Meta
 

Un Día Cualquiera…

el gato pope ventana

06 May Un Día Cualquiera…

Buenos días,

Hoy voy a contaros como es un día normal mío.

Aunque Amitachula tiene un despertador que suena cada mañana a las 06:00 am, ya llevamos los dos unos 5 minutos jugando en la cama.

La suelo despertar dándole con el morrete en los mofletes. La mayoría de las veces le sienta bien, pero algunas veces no tanto.

Y esto último suele coincidir con los días en que no suena el despertador y Amitachula se queda más tiempo en casa.

Lo primero que hace mi humana, nada más levantarse, es rellenarme mi bol de pienso. No me ha costado mucho acostumbrarla a ello: no paro de maullar hasta que lo pone.

Después de desayunar, me quedo muy quietecito en el baño, observando cómo “se arregla”.

el gato pope bañera

Nos despedimos en la puerta, yo restregándome en sus pantorrillas (es importante que cuando salga, cualquier otro gato que se encuentre sepa que esa humana ya tiene dueño, o sea, Yo), y ella me dice, moviendo el dedo: “cuida de la casita”.

Suelo pasar la mañana durmiendo a ratos y a ratos mirando por la ventana. Hay mucha actividad y ya os contaré otro día los personajes que veo pasar.

También hago ejercicio para mantenerme en forma. Me subo a todas partes, tanto me da el armario cómo la cocina.

el gato pope cocina

De vez en cuando voy a tomar un piscolabis a mi bol de pienso y refresco el gaznate en el bol del agua, o le hago alguna visita al arenero.

Me acicalo y aseo bien el pelaje, que los gatos somos muy limpios.

Y otra vez a dormir. Esta vez en la ventana porque da un solecito muy rico al medio día.

Tras esta estupenda siesta al sol, dedico un rato a contaros mis cosas o lo que me ha aportado el día.

La tarde también suele ser muy amena en cuanto al trajín de humanos que veo a través de la ventana.

el gato pope ventana

La misma ventana por la que pasa Amitachula de vuelta a casa. Suelo maullar detrás de la puerta para indicarle bien, porque es tan despistada que podría confundirse de puerta y yo quedarme sin mi ración de latita.

Ya está mi Amitachula en casa y me pone una ración bien generosa de latita porque me he portado bien.

Y ya podemos estar los dos juntitos y contándonos nuestra peripecias diarias, acurrucadito en una mantita encima de sus piernas.

el gato pope 3

Lo confieso, es mi parte favorita de la jornada.

 

1Comment
  • Raquel
    Posted at 19:03h, 28 mayo Responder

    Hola Pope, soy Fermín, ¿pero qué me dices, te han puesto a trabajar?. No sé a dónde vamos a llegar a parar …, mis papis también me amenazan con ello, pero es que es imposible, yo necesito 17 horas diarias de descanso, entre comer, jugar y limpiarme se me va el día a lo tonto.

    Me alegra que hayas encontrado una mami que te quiera tanto y que por fin seas feliz, te lo mereces. Yo sé por lo que has pasado, a mi me abandonaron en la calle, mis papis me encontraron con 3 kilos de peso y dificultad para respirar, me cogieron en brazos y me dijeron “no volverás a pasar hambre nunca más”. Pope, eso se me quedó grabado, y ya voy por los 6 kilos.

    Te dejo que me está entrando sueño, ánimo Pope, los humanos son muy raros, hay que tener mucha paciencia con ellos. Cualquier cosa que necesites, aquí estamos para echarnos una patita.

Post A Comment