Meta
 

Llega un bébe a casa

oliendo-al-bebé

21 Jun Llega un bébe a casa

Esta noche, con luna llena, ha llegado nuestro bebé. Se llama Lucía y su mama es la prima Almu.

Amitachula irá esta tarde a verla y yo estoy deseando conocerla ya y olfatear ese olor tan rico que tienen todos los cachorros.

oliendo-al-bebé

Aprovechando el tema, le he encargado a Benita que nos instruya sobre cómo prepararnos para la llegada de un bebé a casa.

Os dejo a continuación sus consejos:

La llegada de un bebe a casa puede ser una alegría para todos, humanos y felinos, si seguimos unos pequeños consejos para optimizar la nuestra convivencia (la de los felinos), con el nuevo miembro de la familia.

Muchos de nosotros somos tratados como auténticos bebes consentidos por nuestro humanos. Por ello, cuando un bebe de verdad aparece en escena, podemos sentirnos desplazados.  Esto nos provoca, no solamente celos, sino un rechazo hacía ese nuevo miembro que nos “ha desplazado”.

Es frecuente que tampoco hayamos tenido tratos con cachorros humanos; por tanto, se debería planear, con adelanto, la llegada del bebe.

Aunque nuestra aceptación del bebé dependerá de muchos factores (nuestra raza, nuestra personalidad, nuestras experiencias anteriores,…), con las siguientes pautas llegaremos a aceptarlo y evitar que se nos abandone a la ligera.

RESPETAR LOS ESPACIOS DEL GATO

Me refiero a nuestra zona de comida, arenero, rascador, etc., todo en zonas de poco transito, convenientes para nosotros y para la familia.

 HACER LOS CAMBIOS DE FORMA GRADUAL

Solemos tener acceso a todos los rincones de la casa, por lo que es conveniente, si vamos a destinar una habitación al recién llegado, ir restringiendo el acceso de forma gradual y sin traumas.

Una buena forma de restringir es frotar los marcos de la puerta con pañuelos impregnados en mentol.

Asimismo, es importante ir proporcionando “santuarios” de tranquilidad, alejados del alcance de los niños. Por ejemplo poner refugios como cajas de cartón o camas “iglú” en lugares altos (estanterías), con nuestras mantitas o juguetes favoritos.

 

También se habrán de hacer de forma gradual el cambio en los hábitos de juego y mimos. Vais a tener menos tiempo, por tanto,  conviene hacerlo de forma gradual para que no nos sintamos desplazados.

 ESCENIFICACIÓN CON COSAS DE BEBÉS

Convendría recibir visitas de bebés, aunque con cautela. Solemos temer a esos “locos bajitos” que se empeñan en agarrarnos de forma poco conveniente y lastimarnos sin querer, y a nosotros lastimar al bebé como reacción de defensa.

jugando-con-el-gato

Para ello, podéis dejar que jueguen con nosotros con palitos, juguetes colgantes, etc.

Muchos de los enseres necesarios se suelen heredar de otros bebés. Incorporarlos de forma gradual para que podamos acostumbrarnos a los nuevos olores. Tomad en cuenta que nuestro fortísimo sistema olfativo es una importante forma de comunicación.

Otro aspecto importante es que tenemos un oído bastante mejor que el humano. Sería de gran ayuda poner grabaciones de niños parloteando, llorando, etc. para acostumbrarnos a esos “nuevos ruidos” en el hogar.

 NO OBLIGAR AL GATO

Si cuando llega el bebé huimos de él, no nos forcéis, sería contraproducente y se resentiría la futura relación con el niño. Tendríamos la sensación de haber perdido el control de la situación. No os preocupéis,  después de todo, somos curiosos por naturaleza, acabaremos acercándonos.

bebé-con-gato

 RESPETO A LA MASCOTA

No caigas en el error de que los niños se críen creyendo que somos juguetes animados. Educarles en el respeto a todo ser vivo. Con ello, la recompensa es una vida familiar tranquila con una mascota equilibrada y mucho amor y lealtad entre todos.

niña-con-gato

Por todo lo anteriormente expuesto, creo que la alegría de la llegada de un nuevo miembro, no debe suponer una amenaza para que sigamos en el hogar que nos adoptó.

 

 

No Comments

Post A Comment