Meta
 

Mascotas roedores: hámsters y cobayas

roedores

06 Oct Mascotas roedores: hámsters y cobayas

Los roedores son mascotas muy extendidas en todos los hogares.

Ya os hablé de las aves y de los peces. Ahora le toca el turno a estas pequeñas mascotas.

Aunque existen muchos tipos de roedores, yo os hablaré de los tipos más comunes, sus características, y cuidados necesarios.

Eso sí, lo haré en dos artículos distintos, para no cansaros mucho.

Hoy les toca a los hámster y a las cobayas

 

RIOEDORES: HÁMSTER

Estos roedores pertenecen a la familia de los múridos. Son originarios de Oriente Medio y del Sureste de los Estados Unidos.

Hay constancia de que existen unas 18 especies distintas de hámster.

Las más populares son las siguientes:

Hámster dorado o Sirio: su pelaje suele ser de diversos tonos, dentro de la gama de los marrones claros.

Su peso va de los 100 a los 180 gr., y su tamaño de los 15 a los 18 cm.

En cuanto a su carácter, es el más territorial de todos, llegando a peleas con los compañeros de jaula.

Hámster enano: es de carácter más amable y abierto.

Se divide en 4 subespecies:

 

  • Hámster de Campbell: también conocido como “enano ruso”. Llega a pesar entre los 30 y 40 gr., y a medir entre los 8 y 10 cm.

 

  • Hámster invernal: estos roedores sufren cambio de pelaje, del gris al blanco, durante el invierno. En cuanto a tamaño y peso, es como la mitad del hámster de Campbell.

 

  • Hámster Roborovski: tiene un pelaje color café y un tamaño ente los 4 y 5 cm de largo.

 

  • Hámster chino: En carácter, es una mezcla entre el Sirio y los enanos. Su principal característica es que posee una cola prensil. Su tamaño es de unos 4 cm.

 

Todos los hámster tienen en la boca unas bolsas, llamadas abazones, que van de las mejillas a los hombros, donde guardan los alimentos antes de masticarlos.

Esta raza de roedores realiza sus actividades cotidianas por la noche, dejando el día para descansar y dormir.

 

Alimentación de los hámster

Los hámster son omnívoros, por lo que se pueden alimentar de cacahuetes, maíz, pipas, grillos, saltamontes o gusanos.

Hay alimentos que son muy perjudiciales para ellos, cómo la remolacha, zanahoria, col, espárragos, coliflor o chocolate.

 

Cuidados de los hámster

Necesitan una jaula amplia para vivir, cómo mínimo de 30 x 60 cm. Necesitan correr, escalar o escarbar.

A este efecto, si ponemos una rueda en la jaula, podrán ejercitare cuando lo consideren.

También han de mantener sus dientes son el tamaño adecuado.

Para esto, existen piedras y palos especiales.

Obviamente, es importante que la jaula tenga un bebedero.

La temperatura idónea es de entre 18 y 26 ºC. Hay que evitar las bajas temperaturas, la luz excesiva y las corrientes de aire.

 

ROEDORES: COBAYA

Cávidos es la familia de estos roedores.

Cobaya o conejillo de Indias es cómo los denominamos en España pero, en la zona de los Andes peruanos, de donde son originarios, se les llama cuy, y también son considerados alimento.

Cómo curiosidad, en Europa, durante la Edad Media, se les consideraba mascotas de las clases altas.

 

Rasgos físicos de las cobayas

Las cobayas tienen una cabeza grande y rectangular. Cabeza y cuello forman una sola unidad con el cuerpo, que es alargado.

Tienen una cola pequeña. En las patas traseras tienen sólo 3 dedos, mientras que en las delanteras tienen 4.

En cuanto a tamaño, suelen medir de 20 a 25 cm, y pesar alrededor de 1 kg., la hembra suele ser algo más pequeña que el macho.

 

Razas de cobayas

Las tres razas más comunes de cobayas domésticas son:

 

  1. Inglesa o americana: es la más común. Tiene el pelo corto y liso. Puede ser blanca, negra, marrón, o una combinación de los tres colores.

 

  1. Abisinia: Tiene el pelo áspero y formando remolinos por todo el cuerpo.

 

  1. Peruana o de angora: tiene un pelaje largo y suave.

 

Comportamiento de la cobaya

Aunque es sociable y gregario, también es territorial.

Por tanto, son felices viviendo en colonias de 5 a 10 individuos, pero cuidado con los compañeros que le busquemos.

En libertad, son activos día y noche pero, a nivel doméstico, se acostumbran al horario del dueño y sus actividades son principalmente diurnas.

Son roedores muy afectuosos, con necesidad de atención por parte del dueño. Son dóciles y amigables con los humanos. Tienen buena capacidad de aprendizaje – con un poco de entrenamiento pueden aprender órdenes sencillas.

Expresan sus sentimientos (hambre, miedo, etc.) por medio de ruiditos.

La cobaya es una mascota idónea para niños a partir de 10 años, ya que necesitan  cuidados y responsabilidad.

 

Alimentación de las cobayas

La cobaya es herbívora.

Por ello, en su dieta, es fundamental el heno, que le aporta hidratos de carbono y fibra, sustancia indispensable para estos roedores.

Como su organismo no sintetiza la vitamina C, debe obtenerla a través de verdura y fruta fresca, que además le aporta líquido.

Existe pienso especial para cobayas.

Finalmente, los alimentos a evitar son repollo, perejil, lecho o cebolla. La comida fresca ha de estar a temperatura ambiente y el agua fresca y limpia.

Otra curiosidad de la cobayas es que realizan la cecotrofia, es decir, se comen sus propias heces para digerirlas dos veces y aprovechar los nutrientes.

¡Puaj, que asco!

 

Mantenimiento y cuidado de las cobayas

cobaya-tricolor

Han de tener una jaula amplia, que cuente con una caseta para retirarse a dormir, varios cuencos pesados, para que no los vuelque, destinados a comida y bebida.

También es necesario colocar en la jaula una piedra de calcio y minerales para que puedan mantener los incisivos sanos, royendo la piedra, ya que les crecen mucho.

dientes-cobaya

De igual manera, las uñas también les crecen deprisa y hay que vigilar que las desgatas adecuadamente.

Tanto la jaula cómo los cuencos hay que limpiarlos. Los cuencos diariamente y la jaula semanalmente, además de una desinfección mensual.

Para que la cobaya haga ejercicio, es aconsejable soltarla un par de horas y que corretee libremente.

 

Salud de las cobayas

Las afecciones más comunes son la infección por parásitos externos como piojos, pulgas, garrapatas o sarna; la neumonía, por el frío y la corrientes de aire; y el escorbuto, por falta de vitamina C.

La vida de las cobayas es de 4 a 8 años.

 

No Comments

Post A Comment