Meta
 

Beneficios de las macotas en la escuela

20 Oct Beneficios de las macotas en la escuela

¿Mascotas en la escuela? Esta pregunta me surgió a raíz de un amable comentario que recibimos de ludoteca Vigo, que agradezco enormemente.

Y a ellos y su bonita labor de ocio para los niños va dedicado este artículo.

Independientemente de que se trate de una escuela o de un centro de ocio para niños, yo creo que es muy interesante que los peques tengan mascotas a los que cuidar y mimar.

companeros

Por todo ello, me he informado sobre los beneficios de tener mascotas en la escuela, para contároslo todo, todo.

Tener una mascota en las aulas, los centros de reclusión o, cómo ya os conté en un artículo anterior, titulado “las mascotas a la ofi”, entra dentro de lo que se conoce como TAA, o Terapia Asistida con Animales.

Con respecto a la terapia de las mascotas en la escuela, ya se está investigando esta función, dados los múltiples beneficios observados en los alumnos.

Muchas clases, de distintos niveles, tienen ya algún animal como mascota.

Los profesores y tutores, ayudados por especialistas, son los que deciden el tipo de mascota, organizan todo el cuidado que el animal necesita.

Y son los alumnos los que se turnan para atender a la mascota.

Los tipos de mascotas son variados, tenemos desde hormigueros o terrarios, aves, gusanos de seda, conejos, lagartijas, perros, gatos, roedores, peces,…

Algunos centros con espacio suficiente, cuentan incluso con caballos o delfines.

Para los niños, tener responsabilidad sobre el cuidado de un animal les ayuda a desarrollar actitudes de respeto y conocimiento del mundo animal.

El sentido de propiedad, pertenencia y saber compartir tareas es muy necesario para una buena convivencia.

La interacción con mascotas en la escuela conlleva beneficios físicos y psicológicos, ya que influyen directamente en la concentración y estimulación del alumno.

Las pautas de trabajo para el cuidado de una mascota, son formas placenteras de responsabilizarse por el bienestar de otro ser vivo.

Tener una mascota en la escuela crea sensibilidad y empatía hacia otros seres vivos más vulnerables.

Por todo ello, animo a que se lleven mascotas a la escuela.

Pero antes, habría que analizar unos cuantos puntos importantes:

 

Recomendaciones para tener una mascota en la escuela

 

  • Tenemos que saber si algún alumno padece alergia a algún tipo de animal. En este caso, asignar a ese alumno otra mascota o asignarle funciones que no conlleven contacto directo con ella.

 

  • Elegir la mascota en función de la edad de los alumnos. Conviene evitar animales muy grandes o animales muy frágiles para las manos infantiles.

 

  • Para los niños de entre 5 y 8 años, las mascotas más aconsejadas son perros, gatos, conejos y ratones.

 

  • Para los niños más adultos, además de las anteriores, se les asignaran los animales que precisen de un cuidado y manipulación más delicada, como gusanos de seda, pájaros, hormigas, iguanas, o lagartijas.

 

  • Es fundamental el asesoramiento de veterinarios y especialistas, que harán la elección más adecuada, tomando en cuenta el carácter del animal y supervisará su cuidado y salud.

 

  • Informar a los alumnos sobre las características específicas de la mascota y sobre la importancia de cumplir estrictamente con su cuidado y alimentación.

 

  • Diseñar el grupo de alumnos y un informe con los cuidados y tareas que se han de realizar con la mascota.

 

  • Conviene llevar un registro sobre las actitudes individuales y grupales de los alumnos para monitorizar su evolución y aprovechar las sinergias en el aspecto docente. No debemos olvidar que estamos en una escuela.

 

  • Alguna mascotas pueden pernoctar en la clases, pero otras no. Determinar con quien pasaran la noche lo perritos o gatitos de la clase.

 

La relación con una mascota es una aventura apasionante que permite extraer lo mejor de cada ser humano.

A los alumnos de la escuela les permite una enseñanza impagable sobre respeto, tolerancia y saber que formamos parte de un todo que habita en un bonito planeta que debemos de mantener entre todos.

Además,

¿Hay algo más bonito que la relación entre un niño y una mascota?

¿Hay algo más limpio y verdadero que la relación entre dos seres que no tienen prejuicios, ni  dobleces de carácter, ni corazón para hacer daño?

 

Yo también quiero ir a la escuela

Le voy  decir a mi Amitachula que a mí también me gustaría ir a la escuela.

Me puede dejar por la mañana, a la que se va a trabajar, y recogerme por la tarde.

Tendríamos tantas cosas que contarnos al final de la jornada.

¡Animaros! Y poned una mascota en clase.

Pensad que en los refugios hay muchos compañeros que se pasan el día tristes y solos.

Sería una bonita forma de que pasaran el día y, por la noche, recogida general en la ruta de vuelta al refugio a dormir.

Los niños serán y crecerán felices y nosotros estaremos en la gloria.

¡Palabra!

No Comments

Post A Comment