Meta
 

El calvario de los galgos en España

galgos

08 Nov El calvario de los galgos en España

En el caso de los galgos, el maltrato por parte de los humanos es un auténtico calvario.

Que un animal tan noble, bello y musculoso tenga que sufrir las barrabasadas de los humanos, con casi total impunidad es muy muy triste.

Cuando mi Amitachula se pone a ver la tele, yo suelo estar en su regazo porque suele ver muchos programas de animales, que a mí me gustan mucho.

Hace unos días, nos quedamos los dos muy tristes viendo un programa sobre lo que sufren los galgos en España.

En dicho programa, y coincidiendo con el inicio de la temporada de caza (octubre), se informaba sobre el penoso trato que reciben estos animales.

Las cifras son alarmantes, ya que se estima que al finalizar la temporada de caza (febrero), unos 50.000 galgos serán abandonados.

Y este es el “mejor” de los casos, ya que muchos son sacrificados impunemente.

Vaya por delante que España es el único país de la Unión Europea que aún permite la caza con galgos.

Pero vamos a las condiciones de vida de estos compañeros:

 

Cría masiva de galgos

Para poder atender la demanda de los cazadores, se crían de forma incontrolada camadas y camadas de cachorros.

A las hembras se las tiene aisladas en espacios que no reúnen condiciones mínimas, en jaulas en las que apenas se pueden poner de pie.

Su vida transcurre entre embarazos, partos y ver cómo se llevan a sus crías para destinarlos a la caza y, los que no son aptos, para el sacrificio.

Pero es que además, muchos galgueros les cortan las orejas y los rabos porque dicen que “así no se enganchan a la zarzas y corren más”

El cuerpo de las hembras se va desgastando y, a este maltrato físico, se une el psicológico de ver perder a sus crías.

 

Condiciones de vida de los galgos

Son innumerables los casos en los que los miembros de las asociaciones que luchan por que los galgos tengan una vida digna, ven cómo estos viven en condiciones lamentables.

Se les mantiene en jaulas, con barrotes oxidados, hacinados, viviendo entre sus propios excrementos y sin ver la luz del día, salvo cuando les sacan para cazar.

Los galgos son de por sí bastante veloces pero, parece ser que no es suficiente para algunos cazadores.

Una de las prácticas más infames para entrenarles y que puedan correr más, es atarles a un vehículo y obligarlos a correr.

El que no acaba reventado es apto para la caza.

 

Y llega el final de temporada de caza

Y con ello una autentica vorágine de barbaridad y sin razón.

Ahora es cuando se sacrifican a todos los ejemplares que no hayan “cumplido”, los que tienen más de dos años y ya no tienen las mismas facultades.

Es decir, ya no “son útiles”.

Las formas de acabar con la vida de los galgos son varias y van desde pegarle un tiro, arrojarles a pozos, rociarles con ácido  o ahorcarles.

Todos hemos vistos penosas imágenes de galgos ahorcados en arboles.

Los que tienen mejor “suerte” son abandonados.

Según la ONG Galgos Sin Fronteras, la cifra de galgos abandonados en ésta época ronda los 50.000.

Estamos hablando de cerca de un 60% del total de abandonos en nuestro país.

¡Una barbaridad!

Los que no acaban atropellados, llegan a las protectoras en condiciones lamentables. Desnutridos, con heridas, con infecciones…

Allí son tratados de sus heridas. Muchas de ellas en el cuello, debido a que el dueño les ha quitado el chip identificativo para evitar multas.

Asociaciones y organizaciones cómo la citada Galgos Sin Fronteras o SOS Galgos cumplen con la encomiable labor de rescatarlos, recuperarlos y prepararlos para la adopción.

adopta-galgos

Además, el Seprona vigila muy de cerca a las asociaciones de galgueros y su actuación con estos animales.

Fuera de nuestras fronteras, se organizan manifestaciones para “adoptar galgos españoles”.

No sé cómo no se nos cae la cara de vergüenza.

Los galgos son animales muy amigables que, cuando ya se han adaptado a su nuevo hogar, muestran una mirada noble y muy alejada de la mirada de terror y tristeza con la que se les rescató.

Son muchos los testimonios sobre su buena conducta y adaptabilidad.

 

compis-descansando

 

 

¡PROHIBICION YA!

 

Por todo lo anteriormente expuesto, es imperativo prohibir este tipo de caza con galgos.

Países cómo Francia ya la prohibieron allá por el siglo XIX.

Ojalá los galgos puedan vivir una vida plena de libertad y carreras por placer.

Después de tantos años de calvario, creo que se lo merecen.

 

galgos-libres

 

No Comments

Post A Comment