Meta
 

Este es mi territorio gatuno propio

territorio-de-pope

18 Nov Este es mi territorio gatuno propio

El territorio propio, para los gatos, es fundamental y lo defendemos con uñas y dientes.

Tiene todo lo que un gato sibarita como yo puede necesitar.

El mío es la casita de Amitachula.

Se trata de una casita muy fresquita en verano y calentita en invierno.

Os he hecho un croquis muy sencillo, aunque me ha llevado varios días hacerlo yo solito, de mi territorio.

 

croquis-territorio

 

Paullidos son de or las dos ventanas que dan a la calle es por donde miro pasar la vida, la gente y, sobre todo a Mofletes y Trencitas.

Las otras tres ventanas dan a un patio muy grande.

En el patio también hay mucha actividad.

Gente tendiendo ropa, bebes que lloran, vecinos regando las plantas, a veces también algunas discusiones.

Últimamente, también escucho a una cantante de ópera que ensaya por las mañanas.

Yo suelo subirme al poyete de la ventana del baño, la única de las 5 que está protegida con tela de gallinero.

El resto tienen todas mosquiteras.

Como os decía, me acomodo en la ventana de baño y suelo acompañar a la cantante en sus ensayos.

Modestia aparte, lo cierto es que mis maullidos son de auténtico tenos gatuno.

La ventana del baño es mi sitio favorito en verano. Corre un fresquito delicioso y yo estoy en la gloria.

Pero vamos con mi territorio.

 

Dormitorio

Ya otro post, que es a través de su ventana por donde saludo a mis amigos de la calle.

También es el sitio donde descansamos Amitachula y yo por las noches.

Cada uno dormimos en un lado de la cama. Mi humana preferida debajo del edredón y yo encima.

Nos solemos levantar a las 6 de la mañana todos los días del año.

En días laborables, me echa un cable el despertador y en días festivos lo hago yo solito.

Amitachula se levanta y, lo primero de todo, es rellenarme el cuenco de pienso, que yo me voy racionando a lo largo del día, y el cuenco del agua.

comedero

 

En días laborables, mi mami desayuna, se viste y se marcha a trabajar.

Pero, y esa es mi mayor alegría, en días festivos, se vuelve a la cama y yo me acurruco a su ladito, sabiendo que pasaremos el día juntitos.

Cuando la cama se queda hecha, a mi me ponen un edredón dobladito para que tenga otro sitio donde descansar.

en-la-camita

 

Cuartito

La otra parte importante de mi territorio es donde tengo el cajón de arena, que es grandotote, como podéis ver en la foto.

 

arenero-pope

 

El cajón está en un cuartito donde Amitachula tiene, por un lado, una mesa de despacho con el ordenador y, por el otro lado, una mesa con la máquina de coser.

Vamos, que es un cuarto de alto rendimiento: se trabaja, se cose y se caga, ja, ja ,ja.

 

Salón

Ya os conté también en otro post, el rascador tan chuli que tengo en el salón.

 

rascador-pope

 

Por cierto, los flecos de la cortina son obra mía.

Cuando hace mucho frío, me suelo tumbar directamente en el radiador el salón.

Aunque creo que Amitachula ya me está buscando una hamaca para colgarla del radiador.

Mejor así, porque cuando se calientan, no hay quien aguante encima.

 

radiador

 

En el salón tengo uno de mis rincones favoritos, es una cestita con una mantita doblada, que está entre el radiador y el sofá.

Es el sitio más estratégico de mi territorio.

Por un lado tengo el calorcito del radiador, y por el otro el lateral del sofá donde me afilo las uñas a discreción.

 

Juguetes

Mi territorio también cuenta con juguetes.

Tengo una cestita llena de juguetes, bolis que le robo a Amitachula, cordeles y todo lo que me voy encontrando; y un túnel chulísimo en el pasillo.

 

 

Repartidos por toda la casa, podéis encontrar los tubitos de cartón del papel higiénico.

¡Me vuelven locooo!

Además, veo que se están almacenando baldas en casa. Creo que es para hacerme un circuito por las paredes.

Se me hace el culete refresco de cola, del gusto.

Como podéis ver, mi territorio es un lugar confortable que compartimos Amitachula y yo.

He de reconocer que soy un gato muy consentido.

Ojalá que todas las mascotas abandonadas pueden tener su territorio propio y encontrar a su humano que les quiera tanto como me quiere a mi  humana particular.

Porque me quiere mucho, a pesar de despertarla a las 6 de la mañana en día festivo.

 

 

 

 

 

1Comment

Post A Comment