Meta
 

La isla de los gatos

gato-al-sol

25 Nov La isla de los gatos

La isla en cuestión se llama Aoshima y está al sur de Japón, que es un país que está lejísimo.

Se trata de un auténtico paraíso para más de 120 compañeros gatunos.

La población humana no pasa de 20 individuos, todos jubilados, que no quisieron emigrar a las ciudades, después de la II Guerra Mundial.

gatos-acera

Los primeros gatos en llegar a la isla, en barcos, tenían, como misión, acabar con los roedores.

Lo que pasa es que, al no haber medidas de control, pronto se multiplicaron y, ahora, son los auténticos amos de la isla.

La principal ocupación de la isla fue, en un primer momento, la pesca.

Ahora, al estar sus habitantes jubilados, la principal fuente de ingresos es el turismo.

 

Control gatuno de la isla

 

Los visitantes acuden ante el reclamo de un pueblo casi fantasma, ocupado por los gatos callejeros.

Estos gatos han tomado los edificios vacíos como refugio.

Sobreviven cómo pueden, pidiendo comida o robándola, aprovechando el despiste de los turistas.

Muchos de estos compis gatunos se han convertido en salvajes felinos que se guían por sus instintos más primitivos.

De hecho, han aprendido a pescar.

gato-pescado

 

De todas formas, hay una encargada de alimentar con regularidad a este ejército de cuatro patas.

Se trata de la enfermera del pueblo, que suele situarse frente a las escaleras del centro médico.

 

 

Pero en Japón, que desde hoy es un país que incluyo entre mis favoritos, hay, en total, unas 10 islas en las que los gatos somos los dueños.

Estas son, por si queréis ir a visitarlas:

 

Aoschima

Enoschima

Sanagashima

Okishima

Muzukijima

Manabe-Schima

Iwaishima

AijimaGenkai-Shima

Aishima

 

He de confesaros que, por una parte, siento el deseo de visitarla y ver qué tal se vive allí.

Compartiendo juegos y aventuras con los colegas.

Quedar en el embarcadero abandonado para ver el mar.

Tumbarte a tomar el sol donde te provoque, sin miedo a que algún cafre venga a aguarte la fiesta.

 

asobinao

 

Pero es que extrañaría mucho a mi Amitachula.

Además, están muy lejos, y yo ya soy el verdadero rey de casa.

 

La isla Marión

 

Existió otra isla de los gatos, la isla Marión, que es la isla de mayor tamaño del archipiélago de las Islas del Príncipe Eduardo, en el Océano Índico.

 

isla-marion

 

En 1949, llevaron a la isla a 5 gatos para acabar con la plaga de ratones que, por lo visto, molestaban a los científicos que trabajaban en un centro biológico, que por lo visto hay allí.

Cómo los gatos somos muy listos y agiles, estos 5 compañeros escaparon del control de sus cuidadores.

Estos 5 primeros gatos se multiplicaron hasta alcanzar, en 1977, los  3.500 individuos.

Con tanto gato, se acabaron los ratones.

Entonces, los gatos empezaron a cazar a las aves autóctonas y comerse también sus huevos.

Al ser ya tantos, los gatos se convirtieron en un problema.

Por ello, se puso en marcha un plan de exterminio gatuno que redujo la población a 803 en 1986.

Actualmente no quedan gatos en isla Marion.

A ver, vale que se pasaron en multiplicarse pero, tampoco es para hacerlos desaparecer a todos.

Vamos, digo yo.

En fin, en alguna de mis siestas, seguro que sueño con estos paraísos gatunos tan lejanos.

Pero, sinceramente, en mi paraíso particular, con mi Amitachula, yo estoy en la gloria.

 

No Comments

Post A Comment