Meta
 

¡Que frío hace! Brrrrr

gato-friolero

25 Ene ¡Que frío hace! Brrrrr

El frío que está haciendo estos días es tremendo.

Por fortuna, yo lo veo desde la ventana, calentito y con la pancita llena.

Durmiendo tranquilo mientras espero que vuelva Amitachula.

 

 

Qué lejos me parecen ahora esos días en que lo pasé tan mal hasta que me rescataron Raquel y Antonio de Alba.

El frío en la calle

También me acuerdo de los compañeros que siguen en las calles, pasando mucho frío en invierno y mucho calor en verano.

Y mucha hambre en cualquiera de las estaciones.

 

en-la-calle

 

Es en estos días de frío, cuando los gatitos de las calles tienen un peligro añadido: morir atrapado en el motor de un coche.

Para tener un poco de calor, buscan cualquier refugio.

Los gatitos del pueblo de los tíos, donde hace un frío que pela, se suelen meter en el cobertizo de la madera cortada para la chimenea.

En las ciudades es más complicado.

Por eso, en invierno, muchos gatitos se refugian en el interior de los motores de los coches.

 

buscando calor

Como ayudarnos

A los humanos con coche, les ruego que, por favor, antes de poner el coche en marcha, le den unos golpecitos al capó.

De esta forma, los compis refugiados dentro, tienen tiempo de salir, antes de que se encienda el motor.

En caso de que el gatito se vea atrapado y sin posibilidades de salir por sí mismo, y vosotros tampoco os veis capaces de sacarlo, llamad al 112 y ellos ya verán si mandan a los bomberos o a la poli.

De igual modo, si caminando por la calle, oís que de algún coche aparcado sale un maullido lastimero, tened corazón y llamad al 112.

Esto, os lo pide, desde el fondo de su corazón, este gatito postinero.

Pensad en lo triste que es pasarte la vida de vagabundeo, buscando cada día con que llenar la pancita y un lugar donde poder dormir tranquilo, y acabar atrapado en un coche o, peor aún, machacado por el motor al arrancar.

Y además. sin saber lo que es ser mimado y querido por un humano.

O lo que es estar en un hogar calentito y confortable.

Cada estación tiene sus cosas buenas.

En invierno es muy divertido jugar en la nieve.

 

 

 

Eso sí, siempre y cuando tengas un lugar cálido al que volver y, como yo, una Amitachula que me quiere, cuida y mima, como su consentido que soy.

 

mimitos

No Comments

Post A Comment