Meta
 

La historia de Pascal

salvado

03 Feb La historia de Pascal

 

Pascal es un cachorrito de perro que sabe muy bien lo que es sufrir como consecuencia de que unos niños hayan querido divertirse a su costa.

La historia sucedió en Estambul.

Por un lado tenemos a unos niños malcriados, que pensaron que sería muy divertido embadurnar al cachorro con pegamento, para luego arrastrarlo por el barro y, cuando se cansaron de “divertirse”, dejaron al pobre Pascal a su suerte.

Por otro lado, tenemos a Pascal que, como consecuencia de esta crueldad, estuvo sufriendo lo indecible, hasta que fue rescatado por He’Art of Rescue.

Torturar no es divertirse

La mezcla de pegamento y barro acabó siendo tan dura como el cemento. Esto impedía al flujo sanguíneo llegar a ciertas partes de su cuerpo.

Pascal se frotaba contra el suelo para aliviar, sin conseguirlo, los dolores que padecía.

Fue difícil capturarle, ya que se escondía de todo el mundo.

Pascal llegó al veterinario como si fuese una estatua, sin poder moverse.

Pero no sólo su cuerpecito estaba en las peores condiciones.

También su alma estaba destruida.

Los cuidadores que procuraron sanarle, hablan del impacto de su triste mirada.

EL trabajo con Pascal fue arduo. Se le tuvo que quitar toda la amalgama de pegamento y barro seco que se había convertido en una segunda piel.

Incluso una de sus orejas estaba ya necrótica.

Me aterra pensar en lo que tuvo que padecer el pobrecito.

Pero Pascal sabía que, por fin,  estaba en buenas manos y se dejaba hacer.

De alguna forma, el sabía que estos humanos le iban a cuidar y no se divertirían torturándole.

en-veterinario

 

Pascal ya tiene una vida feliz

Una vez completamente pelado, ya libre de su mortal coraza, se le puso a Pascal un chalequito para que no pasase frío.

Incluso se hizo amigo de otro perrito que estaba en recuperación.

Felizmente, Pascal se recuperó y ahora es un alegre cachorro que ha sido adoptado.

Su fuerza para sobrevivir ha sido increíble.

Ahora ya recibe todo el cariño que merece y es capaz de dar todo el amor de su corazoncito.

Educar en el respeto

Ya lo dije en otro post, la educación es fundamental para que los niños no crezcan pensando en que pueden torturar a otro ser vivo sólo para divertirse.

Hay que enseñarles a los cachorros humanos que, los mejores amigos que pueden tener, son sus mascotas.

Nada hay más hermoso que el amor, cariño y complicidad entre un niño y su mascota.

Y quien no les educa en este sentido, les está privando de todo ello.

No quiero poner imágenes tristes en mi blog, pero si queréis ver la increíble evolución de Pascal, pinchad aquí.

Os deseo un muy feliz fin de semana a todos.

Yo, como siempre, disfrutaré de la compañía de mi Amitachula.

 

No Comments

Post A Comment